jueves, 11 de enero de 2018

Tarta Charlotte de frambuesas o charlota de frambuesas

Hoy quiero compartir con vosotros una tarta, que requiere una preparación, pero que en realidad no es especialmente complicada. Como veis en la receta lleva varias elaboraciones, pero de verdad todas muy sencillas si seguís bien los pasos.



Esta tarta es un postre de indudable origen francés y que consiste fundamentalmente en preparar un un aro de bizcocho de soletilla y rellenarlo con una mousse o una crema de frutas.

Os dejo la receta para la elaboración de los bizcochos de soletilla, pero si os queréis ahorrar este paso, que no os lo recomiendo, porque se hacen muy rápido y el resultado es espectacular, podéis usar bizcochos de soletilla.

INGREDIENTES

Para los bizcochos
160 gr. azúcar
160 gr. harina
150 gr. claras de huevo
100 gr. de yema de huevo
60 gr. azúcar glas

Bavaroise de frambuesas
350 gr. de nata montada
250 gr. de puré de frambuesas.
120 gr. azúcar
50 gr. agua
10 gr. gelatina (5 hojas)

Almíbar
75 gr. azúcar
75 gr. de agua
50 gr. de licor de frambuesas o ron

Coulis de frambuesas
150 gr de puré de frambuesas
20 gr. azúcar
4 gr. gelatina (2 hojas)

Decoración
250 gr. de frambuesas frescas
Azúcar glas
Pistachos verdes.

ELABORACIÓN

Vamos a empezar elaborando el bizcocho de soletilla, para ello vamos a montar las claras a punto de nieve, tienen que quedar duras, porque van a formar la estructura de nuestro bizcocho. Cuando estén a medio punto vamos incorporando, sin dejar de batir el azúcar, para que se integre bien sin que nos bajen. Batimos aparte las yemas y un truco para que sea mas fácil incorporarlas al merengue sin que se nos baje, es mezclar primero las yemas con un par de cucharadas del merengue, de esta forma igualamos texturas. Una vez incorporadas las yemas, es el momento de la harina, para ello la vamos a tamizar y la incorporaremos en 3 veces con la ayuda de una lengua y con movimientos envolventes.

Una vez lista la masa, la colocamos en una manga pastelera y sobre una plancha de silicona o un papel de horno, hacemos, por un lado bastones todos juntos de la altura que queramos preparar la tarta, y por otro tomando como medida el aro, que nos ayudara a montar la tarta, hacemos un circulo que sera nuestra base, lo espolvoreamos con azúcar glas y al horno, previamente caliente a 170º durante unos 15 min. Vigilar que no se pasen de cocción.



Ahora vamos con el almíbar, ponemos a calentar el agua con el azúcar hasta que todo el azúcar quede disuelto, incorporamos el licor elegido, si queremos quitar el alcohol lo dejamos hervir unos minutos y si nos apetece que tenga un puntillo, lo retiramos y dejamos enfriar.

  Para la elaboración del bavaroise, empezamos poniendo a hidratar la gelatina en agua fría. Mientras esta se hidrata diluimos el azúcar en el agua y llevamos al fuego para que hierva unos segundos. Retiramos del fuego y añadimos la gelatina bien escurrida, movemos para que se integre perfectamente y añadimos el puré de frambuesas. Dejamos que se vaya enfriando la mezcla y mientras tanto vamos montando la nata y cuando la mezcla de la fruta empiece a tener algo de cuerpo es el momento de mezclarlo con la nata.

Por último vamos a elaborar el Coulis. Ponemos a hidratar la gelatina en agua fría. Calentamos una parte del puré de frambuesas con el azúcar, cuando este bien diluido añadimos la gelatina escurrida. Mezclamos bien para que se integre y reservamos.



Y ahora con todo listo llega el momento del montaje. Colocamos con la ayuda de un aro, lo ideal uno de molde de tarta desmontable. En la base colocamos nuestro disco de bizcocho. La tira de bastones de bizcocho le vamos a recortar las puntas para que nos quede un rectángulo perfecto y lo colocamos, apollado sobre el aro y sobre el disco de bizcocho, a modo de pared. Las zonas doradas del bizcocho van hacia afuera y hacia abajo. Mojamos bien el bizcocho con el almíbar y rellenamos con el bavaroise, sin que llegue al borde superior. Lo metemos en la nevera o el congelador para que enfríe y solidifique. Una vez bien frío volcamos el coulis de frambuesa y volvemos a enfriar para que gelidifique. Y ya solo queda antes de presentarla decorarla con las frambuesas, los pistachos o el fruto seco que queráis en trocitos y espolvorear con azúcar glas. Y a disfrutar, que esta tarta se disfruta mucho.

«Todos te buscan».Marcos 1, 38

viernes, 22 de diciembre de 2017

Espaguetis a la carbonara

Como no todo van a ser recetas navideñas, hoy os traigo un básico de la cocina y que en mi casa les encanta. No quiero decir que es la autentica receta de la carbonara, porque por más que miro hay muchas, eso si, esta es la mía y nos gusta.



Os pongo las cantidades para 1 plato, yo en casa la multiplico por 6, cada uno que multiplique por los que sois a comer

INGREDIENTES

100gr. de espaguetis
Bacon en cubos
Cebolla
Mantequilla
1 yema de huevo
2 cuch soperas de parmesano
1 hoja laurel
sal

ELABORACIÓN

Ponemos a cocer la pasta en abundante agua con sal y una hoja de laurel. Mientras se cuece pochamos la cebolla en una sartén con mantequilla, también podrías hacerlo con aceite, pero el punto de la mantequilla queda muy rico. 

Cuando la cebolla empiece a transparentar, añadimos los trocitos de bacon y dejamos que se doren.

Una vez cocida la pasta, a mi me gusta al dente, la escurrimos y mezclamos bien con el bacon, añadimos la yema de huevo y el parmesano y removemos bien, fuera del fuego, para que se integre todo y lo tenemos preparado para disfrutar.


"desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada" Lucas 1, 47

jueves, 21 de diciembre de 2017

Pandoro

Dentro de los dulces de Navidad para mi el rey es EL ROSCON DE REYES  y después dos especialidades que nos han venido de Italia, como son el Panettone , que ya lo tengo compartido, en versión individual y el Pandoro que hoy os traigo.



De los 3 "bollos" navideños quizás es el más difícil, porque además de ser una masa fermentada, con gran cantidad de grasa, lleva un hojaldrado, es un proceso similar al de los croissants. Pero no hay que asustarse, con tiempo paciencia y siguiendo la receta al pie de la letra sale perfecto. Eso si, os recomiendo mucha planificación ya que casi podemos tardar 3 días en tener listo nuestro pandoro, para el prefermento necesitmos una noche de reposo, la primera masa es la que más rápido leva, en 2-3 hs podemos tenerla, pero el levado final a mi me llevo casi 12 hs.

Una última recomendación, en este caso la harina de fuerza es imprescindible, si no con la mantequilla que lleva no nos va a levar bien.

INGREDIENTES

Prefermento
65gr. de agua.
50 gr. de harina de fuerza.
9 gr. de levadura fresca (si es de la seca 3 gr.).

Primera masa
Prefermento.
1 huevo medianos.
1 yema de huevo
35 gr. de azúcar.
200 gr. de harina de fuerza
30 gr. de mantequilla ablandada.

Segunda masa
Primera masa.
2 huevos medianos.
1 vaina de vainilla o 1 cucharadita de extracto de vainilla.
15 gr. de manteca de cacao (si no tienes sustitúyelo por mantequilla).
1 pizca de sal.
100 gr. de azúcar
200 gr. de harina de fuerza.

Hojaldrado
140 gr. de mantequilla
ELABORACIÓN

Un par de recomendaciones previas. Intentar que la levadura tanto si es fresca como si es seca, que este reciente y en plenas facultades y la harina es imprescindible que sea de fuerza. Ahora al lio

Empezamos con el prefermento, mezclamos bien todos los elementos, no hace falta amasado, además que no podréis, porque queda muy liquido, pero muy importante que quede todo bien integrado. Lo cubrimos y lo dejamos reposar durante unas 8hs, lo mejor es prepararlo antes de irnos a la cama y a la mañana siguiente esta listo.

Con el preferemento listo, lo mezclamos con el resto de ingredientes de la primera masa, excepto la mantequilla. Amasamos bien y cuando empiece a estar lisa la masa es el momento de incorporar la mantequilla poco a poco al menos en un par de tandas. Os aconsejo alternar amasados con reposos. Hay que amasar hasta que la masa este elástica y pase la prueba de la membrana.. Hacemos una bola y lo dejamos reposar hasta casi doblar el volumen en un recipiente engrasado y cubierto.


Y por fin vamos con la segunda masa, Mezclamos la primera con el resto de ingredientes, como siempre dejamos a grasa para el final, cuando el resto esta bien integrado. Esta masa tiene mucha cantidad de grasa y te va a costar un poco más de manejar y de que desarrolle el gluten, pero no te preocupes alternando tantos amasados y reposos como sean necesarios al final se consigue. Una vez pasa la prueba de la membrana, como antes hacemos una bola y a fermentar en un bol engrasado y cubierto.

Aprovechamos y preparamos la mantequilla para el hojaldrado, metiendola entre dos laminas de film transparente y dandole una forma cuadrada de unos 10cm de lado y a la nevera para que enfrie bien.

El proceso de hojaldrado es igual qeu en la receta de los croissants.  Sacamos la masa y la mantequilla de la nevera, enharinamos levemente la superficie de trabajo y colocamos en el centro el bloque de mantequilla estirada, cerramos la masa sobre la mantequilla llevando al centro los laterales de la masa y cerramos bien por todos los lados, lo cubrimos y 10 minutos a la nevera.

Enharinamos la mesa de trabajo levemente, y con la ayuda de un rodillo extendemos la masa primero en horizontal del centro a un lateral, luego el contrario y una vez bien extendida en horizontal hacemos lo mismo en vertical siempre una mitad primero y luego la otra. Debemos extender cada lado como para casi doblar el tamaño. Una vez extendida damos el primer pliegue simple, que consiste en dividir, mentalmente, la masa en vertical en 3 partes iguales, llevamos el lateral derecho sobre el tercio central y por último el tercio izquierdo sobre los otros 2, de esta manera nos quedara un rectángulo que nuevamente ira a la nevera otros 10-15 minutos. Lo sacamos, extendemos y hacemos este mismo pliegue sencillo. Tenemos que repetir esta operación un total de 3 veces. 
Finalizado el tercer pliegue hacemos una bola y la introducimos en un molde de pandoro con las paredes engrasadas con mantequilla y espolvoreado de azúcar y lo dejamos fermentar hasta que el borde de la masa llegue casi al borde del molde . Ese sera el momento de llevarlo al horno, precalentado a 180ºC, con solo calor abajo, al cabo de unos 15 min, yo suelo poner calor arriba y abajo y cubro la arte de arriba con papel de aluminio para que no se queme y bajo la temperatura a 150º y en 25-30 min listo.

Lo desmoldamos caliente y una vez frio lo cubrimos con abundante azucar glas, si es avainillado aun mejor.



"Será grande ante el Señor; no beberá vino ni licor; estará lleno del Espíritu Santo ya desde el seno de su madre, y a muchos de los hijos de Israel, les convertirá al Señor su Dios" Lucas 1, 15




viernes, 1 de diciembre de 2017

Estofado de carne en Crockpot

Desde que este verano me prestaron una CrockPot, llevo dándole vueltas a comprarme una y claro, la avalancha de ofertas de noviembre han sido irresistibles.


Las posibilidades son mil y el cocinar con lentitud saca unos sabores que recuerdan mucho al chup chup de antaño.

Hoy os traigo un estofado de carne carne clásico, pero que al hacerlo a baja temperatura potencia los sabores de manera increíble

INGREDIENTES

500gr. de carne en trozos
1 chalota.
1 cebolla.
1 ajo.
3 zanahorias.
1/2 vaso de vino.
1 lata pequeña de guisantes.
1 hoja de laurel.
Sal.
Pimienta negra.
Tomillo.
Harina.
AOVE 
Caldo de carne

ELABORACIÓN

Sal pimentamos la carne, la enharinamos muy superficialmente y la marcamos en una sartén con un poco de aceite y retiramos. En ese mismo aceite pochamos la chalota, la cebolla y el ajo cortados en brunoise.

Cuando empiece a transparentar añadimos el vino, yo use tinto, pero podemos usar blanco, a gusto de cada uno, y dejamos que reduzca, añadimos las zanahorias, el laurel y el tomillo (que es opcional) y lo volcamos todo en la Crock Pot, junto con 1 vaso de caldo de carne.

Ponemos nuestra olla de cocción lenta a baja durante unas 3 horas. El tiempo depende mucho del tipo de carne que uses y del grosos de los trozos. Te recomiendo que a partir de las 2 hs o 2hs y media mires de vez en cuando como va la carne, con un tenedor se tiene que romper la carne solo con tocarla.


Si usas guisantes de lata añadelos al final d la cocción, si estamos en época de frescos puedes añadirlos a la mitad del tiempo de cocción, si haces esto con los de bote se deshacen por completo y queda como un puré.

Fríe unas patatas y a disfrutar.



"Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando ya echan brotes, al verlos, sabéis que el verano está ya cerca" Lucas 21, 29

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Mantecados El Escorial

Hoy os traigo una receta de uno de los blog que sigo desde el principio y de los que más me gustan Mil Ideas Mil Proyectos, si no lo conocéis, cosa difícil, no dejéis de pasaros.


So fía en su receta no cuenta que es un dulce típico de Navidad de esta localidad de la sierra de Madrid, llena de historia de España. Los puedes encontrar también como mantecados del Rey.

Soy muy fáciles de preparar, yo los elabore con la ayuda de mi hijo Pablo de 5 años y el resultado ha sido espectacular, con las cantidades de la receta salen 12 y no llegaron al desayuno del día siguiente.

Respecto a la receta original yo he cambiado el licor, le he puesto anís, pero en la receta original pone brandy o aguardiente, elegir lo que más os guste o como vais a repetir seguro probar a ver cual os gusta más.

INGREDIENTES

250 g. de harina
2 huevos
1 copa de anís
200 g. de manteca de cerdo
150 g. de azúcar
1 cucharada de levadura química en polvo
Una cucharadita de canela en polvo
Ralladura de limón
Azúcar glass
Sal

ELABORACIÓN 

La única preparación previa necesaria es sacar la manteca de la nevera un rato antes, como cuando queremos mantequilla en pomada, para que se atempere y se haga más manejable.


Batimos la manteca con el azúcar y la ralladura de limón, hasta que consigamos una crema manejable. Añadimos las yemas una a una, la copa de anís o del licor elegido, y por último la canela.

Una vez todo bien integrado, añadiremos la harina y la levadura y mezclamos muy bien. Montamos las claras a punto de nieve, con una pizca de sal y las integramos con la mezcla anterior con movimientos envolventes.

Ya solo nos queda rellenar nuestros moldes hasta poco más de a mitad y al horno precalentado previamente a 200ºC. En unos 25 minutos estarán listos.

Si os da tiempo a que se enfríen, espolvoreamos azúcar glass y a disfrutar.




miércoles, 15 de noviembre de 2017

Tarta Frola

La tarta frola es un dulce tradicional, muy apreciado en Argentina, donde lo combinan con el mate o te en las meriendas. Su origen parece que esta en un monasterio de Nápoles, de donde se extendió a España y los inmigrantes italianos la llevaron a Sudamérica.



La tarta frola más tradicional es con membrillo, pero la pasta la podemos usar para otros rellenos, ya compartiremos más recetas.

En cuanto al membrillo, yo lo preparo todos los años por estas épocas y hago una tanda "dura" y otra menos espesa para usarlo en rellenos, Os dejo mi receta de membrillo pinchando aqui 

Si lo que tenéis es un dulce de membrillo habitual podéis aligerarlo añadiéndole un poco de agua caliente y si queréis darle un toque con algún vino dulce o licor.

INGREDIENTES

400 gr de harina
10 gr de levadura.
1/2 cucharadita de esencia de vainilla.
Ralladura de limón.
180 gr de azúcar
2 huevos
200 gr de mantequilla en pomada.
un pellizco de sal.
Membrillo

ELABORACIÓN

Lo primero es acordarnos de sacar la mantequilla de la nevera un rato antes para que cuando tengamos que usarla la tengamos bien blandita (pomada). Le añadimos el azúcar y batimos hasta que blanque, añadimos la vainilla, la ralladura del limón y los huevos uno a uno hasta que estén bien integrados.

Tamizamos la harina con la sal y la levadura, hacemos un montículo con un hueco en medio donde pondremos la mezcla de la mantequilla y aqui viene el único paso delicado de la receta. Tenemos que intentar intentar integrar todo sin meter las manos, para que no transmitan calor, nos podemos ayudar de dos espátulas de silicona o dos cucharas y con un poco de paciencia, envolviendo poco a poco en unos minutos tendremos todo integrado.


Envolvemos la masa en papel film y la dejamos reposar en la nevera hasta que se ponga dura. Ya solo queda sacarla, extender 2/3 de la masa dejándola on 1/2 cm de grosor, la ponemos en un molde, circular o rectangular lo que mejor os venga. Rellenamos con el membrillo, podéis poner más o menos cantidad, yo suelo poner una capa finita porque si no me quita mucho sabor de la masa que me encanta, pero va en gustos.


Con el resto de la masa decoramos la superficie, la que yo os pongo es la más típica, pero imaginación al poder. Precalentamos el horno a 180 y en 40 minutos lista, a disfrutar


 «Levántate y vete; tu fe te ha salvado» Lucas 17, 19

martes, 7 de noviembre de 2017

Brownie de chocolate y calabaza

Como uno tiene todo por aprender, hace unos días estuve en un curso de cocina oriental en la escuela de cocina Telva y allí descubrí a Eva Hung, un grandioso descubrimiento, divertida, superdidactica y una gran cocinera. Esta receta no es del curso si no de su Facebook.


La combinación chocolate calabaza esta riquísima, todo un descubrimiento, en casa no da tiempo casi ni a que se temple.

He probado con la calabaza asada y cocida y va en gustos a mi me da la impresión de que asada le da más sabor a calabaza y cocida queda un poco más neutra.

Otro cambio que yo hago es le fruto seco. La receta original va con nueces, lo habitual en los brownie, pero yo suelo cambiarlo por almendras o pistachos, ya que las nueces no me gustan demasiado.

INGREDIENTES

Masa de calabaza

- 90 g de queso crema (Philadelfia o requesón)
- 1 cucharada de mantequilla
- 95 g de azúcar
- 1 huevo
- 180 g de calabaza cocida o asada
- 1 cuchara de postre de extracto de vainilla
- 1/2 cuchara de postre de canela molida
- 4 cucharadas de harina

Masa de chocolate

- 160 g de harina de repostería
- 3/4 cuchara de postre de levadura química
- 1/2 cucharada de postre de sal
- 170 g de chocolate negro
- 170 g de mantequilla
- 300 g de azúcar
- 4 huevos
- Dos cucharadas de postre de extracto de vainilla
- Un buen puñado de nueces(almendras, pistachos,...)

ELABORACIÓN

Lo primero es cocer o asar la calabaza. Si la cueces simplemente en agua y en 15 minutos está blandita. En el horno a 200º en 15-20 minutillos la tendremos lista. Si la cocéis acordaros de escurrirla bien.

Trituramos la calabaza fría, como mínima templada con el huevo .

Batimos el queso crema, la cucharada de mantequilla, que debe estar en pomada, y el azúcar y lo mezclamos con la calabaza y el huevo. 

Añadimos el extracto de vainilla, la canela y las 4 cucharadas de harina de repostería y lo mezclamos todo bien y reservamos. 

Para la masa de chocolate: batimos los huevos en un bol y añadimos el azúcar. Mezclamos bien, no hace falta que blanque.

Derretimos la mantequilla y el chocolate en un bol, en el microondas con 10 segundos y movemos y así hasta que este derretido o al baño maría, y agregamos la masa anterior de la mezcla de los huevos y el azúcar. 

Tamizamos la harina de repostería junto con la levadura química y la sal, y la añadimos a la mezcla anterior. Echamos los frutos secos y mezclando con una espátula.

Vertemos la mezcla del brownie de chocolate en un molde y encima de la mezcla de chocolate agregamos la mezcla de calabaza y queso. La podemos dejar así y nos quedaran 2 capas o mezclarlo suavemente y nos quedara atrigado.


Metemos el molde en el horno precalentado a 165º y cocemos el brownie aproximadamente durante 1 hora.

Dejamos enfriar un poquito y... ¡a disfrutar!.


«¡Dichoso el que pueda comer en el Reino de Dios!». Lucas 14, 16